Noticias

Emprenden mujeres y organizaciones de derechos humanos campaña “Rompiendo el Silencio”.

Magaly Rodríguez/NOTYMAS

Chilpancingo, Gro., julio 18 de 2018 (NOTYMAS). Mujeres sobrevivientes de violencia sexual y organizaciones de derechos humanos, emprenden la campaña “Rompiendo el Silencio”, que busca visibilizar la tortura sexual como herramienta de guerra usada en contra de las mujeres de forma generalizada en México, misma que ha venido creciendo de manera considerable en los últimos años.

En conferencia de prensa, Norma Jiménez, sobreviviente de tortura sexual en San Salvador Atenco, Estado de México, acompañada de Valentina Rosendo e indígenas sobrevivientes de esta misma práctica, por parte de soldados del ejército mexicano; así como representantes de organizaciones defensoras de derechos humanos, y del alto comisionado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), dio a conocer que la campaña “Rompiendo el Silencio”, está enfocada en evidencia, visibilizar y denunciar la tortura y violencia sexual de que han sido víctimas algunas mujeres.

Dicha campaña tiene dos propósitos, el más relevante, solidarizarse con otras mujeres que han sido víctimas de violencia por parte el estado, acompañarlas en su lucha por libertad, y verdad y justicia, “nosotras sabemos lo largo y victimizante que es ese camino en este país, también sabemos que la respuesta del Estado es impunidad para los perpetradores, que permite, alienta y perpetua las graves violaciones a los derechos humanos”, subrayó Norma Jiménez.

El segundo propósito, es visibilizar la tortura sexual como herramienta de guerra usada en contra de las mujeres de forma generalizada en México. Denunciar prosiguió la activista, les permite romper el silencio que les asignan a las sobrevivientes ya sea por miedo o por estigma, que también implica a la sociedad, la academia, los medios de comunicación y autoridades, dejar de ignorar una problemática social que lastima de manera profunda el tejido social y la dignidad humana.

Esta campaña, está conformada por 25 mujeres sobrevivientes de tortura de distintas regiones del país, de alguna corporación policiaca o fuerzas armadas, mismas que cuentan con el acompañamiento de cuatro organizaciones defensoras de derechos humano, entre ellas, asociadas por lo Justo;  el Centro de Derechos Humanosde la Montaña “Tlalchinollan”, Comisión Mexicana de la Infancia y Promotora de los derechos humanos, el Centro de Derechos Humanos, José Agustín Pro Juárez, y por lo menos 17 organizaciones solidarias más como; la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos en México;  la Organización Mundial contra la Tortura, Centro por la Justicia y el Derecho Internacional y Amnistía Internacional en México.

Refirió que el 17 noviembre 2017, durante la audiencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanosen Costa Rica, conocieron los casos de Valentina Rosendo Cantú e Inés Fernández Ortega, las dos mujeres indígenas guerrerenses, victimas también de violencia sexual, quienes, por su perseverancia en busca de justicia, se convirtieron en ejemplos de tenacidad,esperanza, fuerza en un camino lleno de obstáculos por defender la verdad y la búsqueda de la justicia.

Norma Jiménez subrayó que el uso de la violencia sexual ha crecido exponencialmente el impacto en la vida de quienes la experimentan es demoledor, la onda de la afectación impacta en la comunidad, la familia, sobre todo a nivel personal “y quizá por eso se ha vuelto una práctica común”, que le apuesta a que las mujeres la viven en silencio y aisladas acusó.

Añadió que para que la violación sea considerada tortura es un paso enorme en la caracterización del término “tortura sexual”, y, sobre todo, la búsqueda de justicia de muchas mujeres en México, de ahí que la sentencia a favor de Valentina Rosendo Cantú, emitida el pasado primero de junio de este año, les da, recalcó Norma Ramírez, una gran esperanza de que la justicia es posible.(www.notymas.com)

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *